Mensaje Universal

Pocos meses después de la muerte de mi Madre, tuve un sueño con ella que hoy quiero compartir por este medio, no solo porque he comprendido el mensaje, sino porque el mismo es Universal y tengo la certeza de que ayudará a todo aquel que lo lea y lo sienta suyo.

Estábamos en un hermoso bosque, una frente a la otra tomadas de las manos. Sin pronunciar palabras, tomó una pequeña mochila azul y me la colgó a la espalda, luego me cargó y colocó sobre un elefante que también era pequeño. Una cría joven. Le dio un par de suaves golpecitos y éste inició su marcha. Me vi a mis misma alejarme a través de un hermoso sendero en medio del bosque, al suave ritmo del elefante que parecía conocer el camino.

Como la mayoría de mis sueños, éste estaba cargado de simbología que no podía entender de manera inmediata. Han pasado varios años de aquello, en cuya búsqueda me he visto envuelta en un mundo de espiritualidad que, aunque nunca ha sido ajeno para mí, comenzaba a entenderlo con el corazón y no con el raciocinio, libre de dogmas y fanatismos.

La mochila era muy pequeña, ligera y azul, ese debía ser mi equipaje. El azul lo relaciono con nuestra conexión con lo Divino, lo celestial, Dios. El Elefante para mi es sabiduría, serenidad, pureza.

Entonces, si le pongo palabras a lo que mi Madre me dijo, sería: “Hija mía, recorre el sendero de tu vida dejándote llevar por la sabiduría y jamás errarás el camino. El único equipaje que debes llevar contigo es tu eterna conexión con la Divinidad, porque es eso lo único que quedará en ti una vez que ya no estés en este mundo”…

Y así lo estoy haciendo.

Comencemos a aligerar ese equipaje que no hace mas que darnos peso y sufrimiento. Hagamos una pausa en medio de nuestro hermoso bosque, revisemos la mochilita y saquemos de ahí todo aquello que está de mas. Apego, rencores, ira, miedos, orgullo, dudas, complejos, tristezas. Revisemos con calma. Usemos la linterna que brilla en nuestro corazón y encontremos ese objeto que nos está dando ese peso insoportable. Si lo hacemos desde la paz de nuestro interior de seguro sabremos qué es aquello que debemos sacar y enterrar en el bosque. No se preocupen por la Madre Tierra, ella transformará eso que enterramos en un hermoso árbol. Esa es su tarea, transmutar.

Créanme que ése es el camino, me lo ha dicho alguien que ya se ha liberado y ha comprendido esa profunda verdad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: