Los 4 Planos de la Abundancia – Parte 1

Una reinterpretación de trabajo de Miguel Valls

Dinero vs Abundancia

  • Dinero: transformador de energía
  • Abundancia: flujo natural del Ser

En qué fase de nuestra consciencia estamos generando abundancia o escasez a nuestra vida. ¿Cómo reconocerlo?. ¿Cómo evitarlo?

En amistad divina
Nacarid❤️
nacarid.com


El poder sanador de los Cuencos Tibetanos

Artículo en el Financiero LatAm

Artículo originalmente escrito para el Financiero LatAm

El uso de los cuencos tibetanos como instrumentos para la sanación se remonta a la edad de Bronce de China, hace aproximadamente 30 mil años. 

Se dice que las rutas comerciales de Asia sirvieron como vías de difusión de la sabiduría impartida por los maestros chamanes de la Tribu Bon Po, una antigua cultura pre budista del Tíbet. 

Para entonces, ya ellos dominaban el arte de la curación de enfermedades, a través de cánticos sagrados, mantras y uso de sonidos puros, obtenidos tanto de la voz, como de instrumentos fabricados con aleaciones específicas de metales. 

Aleaciones sanadoras

Los antiguos budistas hablaban de minerales estelares enviados por dioses, que, según se cree, pueden tratarse de restos de meteoritos encontrados en las altas montañas del Tíbet. 

De allí, deriva la asociación de un cuerpo celeste para cada metal usado en su fabricación, siendo estos siete en total:

Oro (Sol), Cobre (Venus), Plomo (Saturno), Plata (Luna), Hierro (Marte), Mercurio (Mercurio) y Estaño (Júpiter).

Debido a las propiedades homeopáticas de estos metales, los cuencos fueron ocasionalmente usados como recipientes de comida para las mujeres embarazadas y obtener así, los minerales necesarios para su nutrición.  

El poder de la resonancia

El principio básico del poder sanador de los cuencos es el de la resonancia, o frecuencia natural de vibración de un cuerpo. 

Como comenta Jonathan Goldman en su libro Sonidos que sanan, a través de este principio es posible que las vibraciones de un cuerpo alcancen a otro y lo pongan en movimiento.

Esto explica la experiencia vibratoria que percibimos en nuestro cuerpo, cuando nos sometemos a ciertos períodos de masajes o baños sonoros. 

Durante este proceso, una vibración más intensa y armónica – como la proveniente de estos instrumentos – contagia y hace resonar a otra más débil, disonante o no saludable. Esto se logra usando como conducto transmisor, al agua, que compone, aproximadamente, el 70% de nuestro cuerpo.

«SI QUIERES ENTENDER EL UNIVERSO, PIENSA EN TÉRMINOS DE FRECUENCIA, ENERGÍA Y VIBRACIÓN».
Nikola Tesla  

Alta o baja frecuencia

Diversos estudios de física cuántica han comprobado que el átomo no es más que un vórtice donde giran los quarks y los fotones. Son unidades en constante vibración y carentes de estructuras físicas o materia. Dicha vibración, puede variar su velocidad de movimiento (frecuencia) según las ondas vibratorias a las que es sometido. 

Esto quiere decir que la resonancia de nuestro cuerpo vibra en alta o baja frecuencia, de acuerdo a la frecuencia vibratoria de nuestro entorno y actividades del día a día. 

Los pensamientos negativos, espacios de actividad frenética o de contaminación visual, ambiental y sonora, resuenan en nuestro cuerpo en forma de pesadez, cansancio, intranquilidad. Todo esto equivale a vibración de baja frecuencia que debilita nuestro sistema inmune y propicia la llegada de enfermedades a nuestro cuerpo.

Aunque el sonido por sí mismo actúa sobre los órganos afectados, aumentando su frecuencia de vibración, es importante tener presente que una sanación de enfermedad o afección emocional, usando el método del sonido, es realmente efectiva cuando se acompaña de la intención.

Esto quiere decir que en este proceso es fundamental la declaración y el enfoque del propósito específico de su aplicación, así como la disposición real (credibilidad) del afectado a ser sanado por este método.

<< FRECUENCIA + INTENCIÓN = SANACIÓN >>
Jonathan Goldman

Beneficios del uso de Cuencos Tibetanos en terapias de sonido

Uno de los grandes beneficios de la aplicación del sonido puro en nuestro cuerpo, consiste en la disminución de la actividad cíclica del cerebro.

Esto induce instantáneamente su vibración de un estado Beta (estado en el que normalmente está vibrando el cerebro humano) a un estado Alpha y Theta, que son mucho más lentos y favorecen  la creación de linfocitos T, las células mediadoras de la inmunidad celular. 

Pero, además, existen otros beneficios como: 

  • Relajación muscular
  • Disolución y limpieza de energías negativas
  • Desbloqueos emocionales
  • Desbloqueos energéticos
  • Favorecen estados de trance y de sensibilidad psíquica
  • Alivio del estrés y la ansiedad
  • Mejora de la concentración
  • Mejora de la creatividad
  • Equilibrio de los hemisferios cerebrales
  • Restablecimiento del equilibrio del sistema endocrino mediante la vibración de la hipófisis o pituitaria.
  • Estímulo de la actividad de las ondas alfa o meditación profunda
  • Aumento de la energía por medio de la estimulación del líquido cefalorraquídeo (posiblemente la forma física de la energía kundalini)
  • Equilibrio y limpieza de los chakras y del aura (y los órganos y glándulas correspondientes)
  • Limpieza del entorno
  • Fácil acceso a la intuición y elevados estados de conciencia

Cuencos en casa

Por lo general recomiendo tener al menos un cuenco de 7 metales o de cuarzo en el hogar y usarlo cada vez que se desee, como medicina preventiva y fortalecedora del sistema inmune. 

Igualmente sirven como instrumentos ideales para alcanzar estados de concentración y relajación previos a la meditación, oración y/o prácticas de yoga. 

La manera de elegirlo es meramente intuitiva. Al percutir suavemente el instrumento, debes sentirte plenamente identificado con su sonido y complacido con el efecto que produce en tu cuerpo.

En amistad divina
Nacarid

Los 4 planos de la abundancia

Artículo originalmente escrito para El Financiero LatAm

El presente artículo está basado en una entrevista realizada por Jorge Rial a Miguel Valls (fundador de La Escuela Cristal), en la que realizo una reinterpretación y adaptación personal, tras la cual he puesto en práctica cada una de sus excelentes sugerencias. 

Cuando hablamos de abundancia, es importante tener claro que no tiene que ver con dinero en cuentas o bienes materiales. Vives en abundancia cuando tienes todo lo que necesitas para disfrutar de tu momento presente, sin preocupaciones y en un estado de plenitud y gozo.

El dinero, por otro lado, es un transformador de energía.  Antes de obtener un automóvil, primero tienes el deseo (pensamiento-energía) luego obtienes el objeto con el uso del dinero (transformación). Valls explica que cuando vas directamente detrás del dinero, en vez de encontrar abundancia, estás generando carencia. El dinero es un instrumento que va perdiendo su valor con el tiempo, y es esa la proyección que estarías haciendo a tu vida. 

Por lo tanto tener abundancia no se trata de trabajar más y hacernos esclavos del dinero, (pues la misma palabra esclavitud nos lleva a la carencia), se trata de comprender los niveles de conciencia en los que la abundancia se genera y la forma en la que debemos crearla.

Valls los define como los cuatro planos de la abundancia, que no son otra cosa que los distintos niveles de consciencia en los que trabajamos la energía de la abundancia y cuyo flujo va desde lo más sutil: el plano espiritual, hasta el más denso: el plano de lo físico o lo material. Imaginemos que la abundancia es el agua que fluye en una fuente de cuatro niveles, siendo el nivel más alto el punto donde se crea y desde donde desciende hasta su base, lugar donde finalmente podemos verterla en nuestro vaso.

4.- El Plano Físico. Es el plano de lo material. En este nivel la abundancia y la escasez están representadas por el dinero, tanto el que se tiene en divisas (dinero de bolsillo) como el invertido en propiedades y bienes (dinero natural). A este nivel es importante manejar inteligentemente tus inversiones, así como también saber disfrutar de lo que tienes sin mezquindad. Cuando te obsequias un masaje en un spa, o una buena comida en un restaurante, estás generando ese mismo valor en ti y por lo tanto en el aspecto económico de tu vida. Invertir en ti (sin caer en derroches o vicios) significa invertir en tu abundancia.

3.- Plano Emocional. En este plano la abundancia viene dada por el placer y la escasez por el dolor. Aquí debemos tener en cuenta tres aspectos muy importantes, el buen vivir, la energía sexual y el tiempo. El buen vivir se refiere al valor que le otorgues a cada momento de tu vida por muy simple o sencillo que sea, mientras más los aceptes y disfrutes, más elevada será la frecuencia vibratoria de tu cuerpo y por lo tanto más elevado el estado emocional de abundancia. Este fluirá al plano de lo físico en forma de riquezas. La energía sexual hace referencia a la pasión por la vida y las cosas que haces. Un empresario verdaderamente exitoso no es aquel que se apasiona por el dinero, sino aquel que no pierde la pasión por su proyecto, ni el interés por el bienestar y felicidad de las personas que forman parte de su equipo de trabajo. La sexualidad simboliza placer y fertilidad y estas representan abundancia. Por último tenemos el tiempo, sabrás que vives en abundancia cuando veas que tienes el control absoluto de tu tiempo para usarlo como lo desees y en el momento que lo desees, sin pensar incluso en el dinero que necesites para disfrutar de ese tiempo.

Plano Energético. En este plano generas el crédito que necesitas para iniciar tu proyecto a nivel energético lo cual se traduce en la credibilidad o crédito en ti mismo. La abundancia a este nivel de conciencia se crea cuando confías plenamente en tus capacidades para alcanzar tus metas y especialmente en saberlos reconocer y apreciar. Muchas veces menospreciamos nuestros logros, dones y capacidades sin darnos cuenta y con ello disminuimos energéticamente la credibilidad en nosotros. Esto se proyecta en forma de descréditos y carencias en el plano de lo físico y material. Otro aspecto de gran peso en este plano es el mérito con el que alcanzamos los objetivos. Cuando intentas hacerte rico a costa del trabajo duro de los demás, estás actuando con demérito de tus beneficios y con ello estás generando la escasez que tarde o temprano se hará presente en el plano de lo material. En la cábala, al mérito se le reconoce como el verdadero tesoro del ser humano. Miguel Valls.

1.- Plano Espiritual. El más elevado y sutil de los planos. En él, la abundancia la trabajamos desde la conexión con el Ser. Se trata de regresar a la simplicidad de nuestra existencia. Aquí nuestro trabajo consiste en desprendernos de títulos y cargos empresariales reconociéndonos como iguales, honrando al Espíritu entregándonos al silencio. Comprender que todo cuanto queramos ser y hacer, lo lograremos a través de la reconexión con nuestra esencia divina. La meditación, la oración, la aceptación y el agradecimiento, son prácticas que nos ayudan a alcanzar este propósito.

Por lo tanto, cuando conectamos con el Espíritu (plano 1), creamos karma positivo para obtener méritos genuinos (plano 2) que se traducen en alegría y pasión por la vida (plano 3) y finalmente se materializa en prosperidad económica y abundancia. El gran secreto está en saber integrar, reconocer y actuar conscientemente en cada uno de estos aspectos a lo largo de nuestra existencia.

En amistad divina
Nacarid 

Cómo limpiar tu casa de energías de baja vibración

Artículo en Financiero LatAm

Artículo originalmente escrito para Financiero LatAm

Continuando la línea de pensamiento del artículo anterior (La vivienda como símbolo del Self), la vivienda, además de ser nuestro refugio físico, también simboliza el habitáculo de nuestra alma o self. Esta conexión simbólica tiene su origen en nuestra concepción del cuerpo como morada del Espíritu.

Carl Jung en sus estudios del psicoanálisis, establecía que todo cuanto hay en el inconsciente busca una manifestación exterior, y nuestras viviendas son un ejemplo claro de estas proyecciones. La distribución de su mobiliario, diseño, colores, decoración, hablan de nuestras costumbres, creencias, emociones y valores. Esto a su vez, influye en nuestro comportamiento como un mecanismo bidireccional. El psicoanalista francés Alberto Eiguer, en sus reflexiones a cerca del “inconsciente de la casa”, nos habla de este doble efecto: haciendo referencia a la Proyección como toda aquella energía con lo que impregnamos nuestro hogar y a la Introyección como aquellos aspectos externos y del entorno que influyen directamente en nuestra personalidad y comportamiento.

Entendiendo la analogía vivienda-self como una herramienta de autoindagación y sanación, podemos realizar prácticas de liberación energética consciente, aplicando sencillos rituales de limpieza a nuestras viviendas como si lo hiciéramos directamente sobre nuestro cuerpo. Así como solemos recurrir a la meditación, los masajes sonoros y/o las esencias naturales para liberar estrés y bloqueos, nuestras viviendas también necesitan de rituales de limpieza para liberar la carga energética que afectan también nuestra vibración y estados anímicos. 

A continuación recomiendo algunos sencillos pasos para lograrlo.

Realiza una mudanza imaginaria dos veces al año.

Cuando nos enfrentamos a un cambio de vivienda nos vemos obligados a sincerarnos con los objetos que realmente necesitamos seguir llevando con nosotros. En una mudanza solemos regalar, tirar, donar o incluso descubrir objetos cuya existencia ignorábamos o habíamos olvidado con el tiempo y su poco uso. Aunque no nos mudemos, podemos llevar a cabo este proceso, centrando la atención en la conexión energética que sentimos con cada uno de estos objetos. Agradezcamos su existencia en nuestras vidas y amablemente procedamos a tirar, regalar o continuar su uso, sintiendo cómo este acto nos ofrece una oleada de paz, liberación y renovación de energías en nuestro cuerpo. 

Limpieza con inciensos naturales

El palo santo, conocido también como la madera espiritual, ha sido usado desde tiempos remotos con fines de sanación y limpieza energética de espacios, especialmente de aquellos dedicados a la Meditación, Reiki y Yoga. Su aroma intenso y penetrante crea en el inconsciente una sensación de armonía, paz y tranquilidad. 

Al menos una vez al mes, recorre cada rincón de tu vivienda con una barrita de palo santo encendida, agradece amorosamente cada espacio y visualiza en todo momento luz, liberación, amor y paz.

Canela. Además de sus múltiples propiedades medicinales, la canela es también conocida por sus propiedades afrodisíacas, así como por su poder para la atracción de la buena suerte y  protección de malas energías. Limpia tus espacios, siguiendo el mismo procedimiento del palo santo, con una varita de canela natural o en incienso encendida. Igualmente puedes dejar ramitas de canela en la entrada de tu casa para purificar todo tipo de energía que incursione en ella.

Recita afirmaciones para la liberación de cargas energéticas:

Al iniciar y finalizar la limpieza rutinaria de tu vivienda recita en voz alta o mentalmente: “Con este acto libero las impurezas físicas de mi cuerpo y espacio físico y así libero a todos los seres que se encuentren atados a ella en mi tiempo presente, pasado y futuro. Om, paz, Amén”

Al tirar los desechos al contenedor público de basura: “Con este acto libero la carga que hay en mí. Om, Paz, Amén”

Al donar / regalar cosas: “Con este acto libero el apego que hay en mí. Om, Paz, Amén”

Cuando adquieras un bien o pagues un servicio: “Con este acto libero la deuda que existe en mí. Om, Paz, Amén”

En amistad divina
Nacarid
nacarid.com

La vivienda como símbolo del Self


Artículo originalmente escrito para El Financiero LatAm

La vivienda no solo es una construcción o ambiente físico acondicionado para ser habitado, sino que es también “un concepto cognitivo, afectivo y social” con un significado psicológico bastante más profundo de lo que pudiéramos pensar (Amérigo y Pérez-López, Perception of personal identity at home).

En el mundo onírico, soñar con una vivienda se asocia simbólicamente a la conexión con el alma y el Yo interior o Self. Soñar que la casa está vacía (por ejemplo) refleja inseguridades, si no tiene paredes, demuestra falta de intimidad. Soñar con un sótano hace alusión al subconsciente, mientras que soñar con un ático evoca el intelecto. En este sentido cada parte de la casa simboliza una parte de nosotros mismos. Si nos trasladamos a las escrituras espirituales, la primera mención que se hace de la vivienda, es aquella donde construimos nuestra identidad, nada más y nada menos que la morada de nuestro cuerpo, el lugar donde salvaguardamos nuestro ser. 

Robert Gifford en su trabajo de investigación “La psicología ambiental importa”, nos la presenta como un símbolo de identidad individual y colectiva, una proyección inconsciente de “cómo nos gustaría vernos a nosotros mismos (a través de ellas) y cómo nos gustaría ser vistos por los demás”.

Por consiguiente, la conexión energética que tenemos con el lugar donde vivimos es tan directa que somos capaces de sentirnos ligeros como una pluma cuando  está limpia y ordenada o, por el contrario pesados y cansados cuando no. Si observas tu casa desde la abstracción, puedes sin duda observarte a ti mismo.

En una sesión terapéutica que se realizó a una paciente para encontrar el origen emocional de unos fuertes dolores de cabeza que le hacían estar de mal humor casi todo el día. Estos se habían iniciado meses después de la ruptura con su pareja sentimental de la adolescencia y desde entonces biológicamente no encontraban problema alguno. Durante el proceso de psicoanálisis y con ayuda del poder liberador de los cuencos tibetanos, la paciente tuvo unos instantes de regresión al momento en el que se veía a sí misma guardando un pequeño baúl en el ático del townhouse de sus padres. La mujer se hundió en llanto al recordar que allí guardaba fotos, cartas y recuerdos de su ex pareja. A la pregunta de qué emoción le evocaban esos recuerdos, respondió sin dudarlo: dolor y rabia.

El hecho de dejar físicamente guardados tales recuerdos, reflejaban una incapacidad de desconectarse emocionalmente de los mismos, de liberar y perdonar. Al guardarlos en el ático de la casa, conectó tales dolores y estado de ánimo a la parte del cuerpo que simbólicamente representa: la cabeza. Sus dolores se desvanecieron poco tiempo después de enfrentar y aceptar la realidad de aquella ruptura, seguido de la destrucción de todo cuanto ahí guardaba. El hecho de haberlos dejado en la casa de sus padres, nos hablaba de un recuerdo de su infancia-adolescencia que no había sido debidamente sanado.

Un ejercicio que me es de mucha utilidad cuando la persona se rehúsa inconscientemente a llegar a un aspecto emocional conflictivo y doloroso de sí, es el de pedirle que me hable como si fuese su casa, incluso que se presente con el nombre que le ha puesto (si es el caso). Le pido que me detalle cómo está vestida (muebles, cuadros, decoración en general), si ha sido una elección personal o impuesta (autoestima, fuerza de voluntad), cuál habitación es la que más le gusta y cuál no (que parte de su cuerpo acepta y cuál rechaza), los colores predominantes (estado anímico interior), los objetos heredados que no desea tener, pero no sabe como deshacerse de ellos sin causar un conflicto familiar (situaciones transgeneracionales pendientes por sanar). De esta manera la vivienda me sirve de herramienta de abstracción y desconexión emocional, así como de espejo inequívoco de su propia personalidad y estado emocional actual.

La experiencia personal me ha ayudado a comprender la estrecha relación vivienda-Self de la que estoy hablando. Como emigrante he tenido que mudarme muchas veces y he podido observar cómo en momentos de angustia y miedo por vivir en un país extranjero, he vivido en barrios muy ruidosos y apartamentos con poca entrada de luz natural. En momentos de mucha tristeza por la lejanía de mis familiares y pérdida de mi madre me encontré viviendo en casas con humedad y fuertes filtraciones de agua en especial a través de las paredes. El ruido mental producto de pensamientos agotadores los proyectaba con la convivencia de vecinos muy ruidosos en el piso justo encima del mío. Finalmente, después de varios años de adaptación y estabilidad económica y social, estoy viviendo en un lugar rodeado de árboles y naturaleza, con vecinos respetuosos y amantes de la tranquilidad y el silencio.

Como ejercicio de auto-indagación personal, les invito a detenerse unos minutos a hacer una revisión mental del lugar donde viven, ¿es pequeño, grande, muy grande?, ¿qué buscan demostrar o que quieren esconder de sí mismos?. ¿Cuál es su relación con él?, ¿se sienten en paz allí, la disfrutan?. ¿Cómo es el entorno?, ¿naturaleza, concreto, ruido ambiental, paz?. ¿Qué tipo de vecinos tienen en la planta alta, en la planta baja, en el mismo piso?.

Tu casa eres tú, aprender a conocerla, observarla y quererla, es aprender a conocerte, observarte y quererte a ti mismo.

En amistad divina
Nacaird ❤️
nacarid.com

Cómo alimentar la energía creativa

Artículo originalmente escrito para el Financieron LatAm

A la hora de crear, debemos mimar a nuestro niño interior, ofreciéndole espacios lúdicos donde dejarse llevar por la imaginación y el entusiasmo creativo

La disciplina es una virtud de mucha utilidad cuando deseamos alcanzar un objetivo, en especial cuando se trata de adquirir un nuevo hábito que requiere de una constancia férrea y la  curva de crecimiento de esfuerzo/recompensa es bastante lenta. 

Desde pequeños nos enseñan a ser disciplinados con nuestros deberes del colegio, y ese es el mensaje que recobra el inconsciente a la hora de proponernos nuevos retos como adultos. 

Sin embargo, todo extremo es peligroso y aferrarnos a uno de ellos no haría más que inclinar la balanza, propiciando el desequilibrio. 

“Como artistas basar nuestra imagen en la disciplina militar es peligroso”, comenta Julia Cameron en su libro El Camino del Artista, y se debe justamente a que la disciplina es una manera ordenada y sistemática de hacer las cosas. 

No obstante, su uso ciego y estricto, podría terminar mecanizando y turbando un proceso que a priori debería ser ligero y divertido como lo es el de la creatividad. 

El papel de nuestro Yo artista recae sobre el estado de conciencia “niño”, mejor conocido como “niño/niña interior” y como todo niño, este solo desea jugar y divertirse mientras crea su pequeño mundo. 

El uso de la disciplina en estos casos debe ser cuidadosamente vigilada para evitar que ella en sí misma – y no el flujo creativo – se transforme en el objetivo.

Por lo tanto, a la hora de crear y, con el fin de no obstruir nuestro proceso creativo, debemos mimar a nuestro niño interior: ofreciéndole espacios lúdicos donde dejarse llevar por la imaginación y el entusiasmo creativo. 

<< El entusiasmo no es un estado emocional, sino un compromiso espiritual, una rendición amorosa a nuestro proceso creativo >> Julia Cameron

Para entenderlo mejor, me basaré en el significado etimológico del entusiasmo. Este es un sustantivo que proviene del griego enthousiasmós que significa “posesión divina” o “rapto divino”. 

Particularmente me gusta usar la definición que Julia Cameron emplea en su libro: Lleno de Dios. Si profundizamos más y desglosamos la palabra en griego, observamos que está formada por la preposición en y el sustantivo théos (Dios) “en Dios”.

En la antigüedad los griegos sostenían que cuando alguien se dejaba llevar por el entusiasmo, permitía que un dios se apoderara de su cuerpo para manifestarse y era lo que le ocurría a los poetas, pintores, enamorados, quienes eran respetados y admirados al creer que estaban poseídos de una divinidad. 

En la actualidad, usamos distintas etiquetas para referirnos a la misma posesión divina, como invocar a nuestra “musa”, ese ser misterioso lleno de brillantes ideas e imaginación, que, cuando nos visita, creamos, inventamos, escribimos, pintamos maravillas en un flujo imparable de creatividad.

En el mundo del flamenco lo reconocen como “duende” que es un “no sé qué” que envuelve al intérprete del baile y el canto flamenco, un don especial que no tiene definición, pero que cuando el artista lo manifiesta, le envuelve un aura que llena de magia y pasión su interpretación. 

“Estar en flow” es también una expresión muy usada para referirse a personas que parecen estar como pez en el agua, navegando en una fuente de creatividad invisible a la que parecen estar conectados.

Richard Goleman la emplea en su concepto de Inteligencia Emocional: “en este estado las emociones no se ven reprimidas ni canalizadas, sino que se ven activadas, positivadas y alineadas con la tarea que se está llevando a cabo

Por lo tanto, estar llenos de entusiasmo en un proceso creativo, significa estar conectados con la fuente misma de la creatividad y permitirnos fluir en ella, es un literal salto de fe, en el que confiamos en su grandeza y poder creador. 

Mantener el entusiasmo activo y presente es una premisa de peso para evitar bloqueos en nuestro proceso creativo, sea el área que sea donde estemos trabajando.

¿Cómo mantener el entusiasmo vivo en nosotros?

Crear espacios divertidos

Ambienta tu espacio de trabajo con detalles que inviten al juego, a la diversión. Recuerda que tu artista es un niño y él no quiere llegar a un lugar soso y aburrido porque no rendirá, no querrá estar ahí, una sensación que muchas veces sentimos cuando nos dirigimos a nuestro trabajo, no queremos estar ahí. 

Si cuentas con un espacio personal, decóralo con pósteres llamativos, figuras de personajes de películas o famosos de la historia, piezas de lego, o cualquier otro artículo que consideres divertido. Tu mente automáticamente se programará cada mañana para ir a jugar a cambio de ir a trabajar. Desde ese entonces, ya irá cargada de entusiasmo.

Cuidado con las autoexigencias disciplinarias

Recuerda que la militarización de la disciplina anula toda diversión, mecaniza procesos, y se apodera del centro de atención pasando a ser en sí misma el objetivo. En nuestra confusión y agotamiento mental, nos induce a abandonar el proyecto. 

Invocar el entusiasmo

Dedicar unos minutos de quietud antes de iniciar el proceso creativo, y pedir literalmente ayuda a la fuente creadora para que haga de nosotros un vehículo de su inagotable flujo creativo es súper efectivo.

Comencemos a llamar a la musa, al duende, al flow que deseamos y necesitamos para hacer nuestro trabajo creativo.

En amistad divina
Nacarid

Enthousiasmós en la creatividad

“El viaje es siempre el punto de llegada”.

Estamos constantemente creando y será así hasta el fin de nuestro tiempo sobre la tierra, por lo tanto disfrutemos del proceso. La parte de nosotros que mejor crea, no es la militarmente disciplinada, sino la que “juega” mientras lo hace, aquella que se deja envolver por el entusiasmo. Pero ¿a qué me refiero exactamente cuando hablo de entusiasmo y qué debo hacer para mantenerlo en mi proceso creativo? .

No dejes de ver el vídeo y descúbrelo.
Fe de errata: preposición “en” sustantivo “théos”.
Una confusión que tuve en el video 😉 .

En amistad divina Nacarid ❤️
nacarid.com

El modelo de la energía circular como un reflejo del despertar del Ser


Artículo originalmente escrito para el Financiero LatAm

Extraer→ Producir→ Desperdiciar. Estos son los principios de un modelo económico (lineal) ya caducado y evidentemente insostenible. Por un lado, debido a las graves consecuencias medioambientales a nivel global. Por otro, como ya todos sabemos, vivimos en un planeta de recursos mayormente limitados y su demanda se mantiene a la par del ilimitado crecimiento de la población mundial. Como consecuencia estamos llegando a un punto de quiebra.

Desde hace más de una década viene cobrando fuerza un modelo alternativo de economía mucho más sostenible y productivo, que propone un proceso circular que implica “Reducir, Reutilizar, Reciclar”. Una vez que el producto termina su vida útil, sus componentes son reincorporados a la economía utilizándolos tantas veces como sea posible, permitiendo la reducción de residuos al mínimo.

Un aspecto clave de este nuevo modelo económico, conocido como Economía Circular, es la implicación directa de la comunidad. Para que este modelo sea aplicado efectivamente, se necesita una comunidad que contribuya con un cambio radical de mentalidad. Se hace urgente cambiar la costumbre de  “usar y tirar” por la de “reducir y reciclar”. 

La visión espiritual contempla que un planeta enfermo como el nuestro, es el reflejo de un Ser al que tampoco le hemos prestado los debidos cuidados emocionales y espirituales. Pasamos la vida acumulando pensamientos negativos: juzgamos y culpamos a los demás como los causantes de nuestros problemas. No queremos un efecto invernadero, pero usamos nuestros automóviles para ir a comprar algo que podríamos hacer andando o en bicicleta, y no nos organizamos para compartir trayectos (compartir coche). Nos quejamos de la contaminación de nuestros mares y bosques, pero no dudamos en consumir productos desechables de plástico. Vamos por la vida llevados por la inercia sin detenernos a pensar que el cambio que queremos para el mundo, pudiera comenzar por un mínimo cambio en nuestras costumbres diarias, en revisar nuestra escala de valores, en mirar hacia nosotros mismos y comprender primero nuestras propias fallas. Nuestras relaciones individuales son una versión en miniatura de las relaciones políticas, sociales y económicas del mundo.

Hermes Trismegisto dijo: lo que es arriba, es abajo también entendido como lo que es adentro es afuera, lo cual en términos de espiritualidad significa que el mundo exterior de los seres humanos es un fiel reflejo de su mundo interior.

Podríamos entonces pensar que el crecimiento de nuevos modelos económicos más saludables para el planeta y la humanidad, pueda estar siendo un reflejo de importantes cambios a nivel del individuo. Desde hace varios años, en el ámbito espiritual se está hablando de un fuerte y renovador cambio de la consciencia colectiva o Conciencia Única. Es decir, se está observando (a nivel colectivo) una imperante necesidad de reconexión con nosotros mismos, lo que se manifiesta en un creciente deseo de estar en equilibrio con la naturaleza y recuperar nuestra conexión energética con ella.

Por lo tanto, es completamente lógico pensar que los grandes cambios que estamos observando en la economía mundial, muy especialmente en un modelo como el de la economía circular, es un reflejo de conscientes movimientos energéticos que se están manifestando en el interior de cada individuo. La búsqueda de la reconexión con el Ser, va despertando en nosotros el saludable hábito de la simplicidad en nuestro estilo de vida, el consumo de productos naturales, sin químicos ni procesos industriales. A través de este camino de crecimiento interior, nos hacemos más conscientes de la importancia de la salud medioambiental en la calidad de nuestras vidas, despertando un deseo natural de cuidarla y practicar un reciclaje consciente. No es casual, por ejemplo, el aumento de aplicaciones móviles dedicadas a la venta de ropa de segunda mano, o de reaprovechamiento de comida que de otro modo se tiraría a la basura. Esto se traduce en excelentes prácticas colaborativas de reciclaje. Tampoco es casual el éxito de la minimización en la adquisición de objetos personales y/o uso de mini-casas para vivir. Fenómenos como el de la famosa Marie Kondo, que nos invita a desechar, disminuir, compartir, reciclar, ordenar, limpiar, son la aplicación individual del modelo de economía circular.

Todos estos cambios no podrían estarse percibiendo exteriormente, si antes no se ha producido internamente en nosotros. Un modelo económico que piensa en una industria colaborativa y sostenible, por encima del beneficio propio, es la respuesta de una humanidad que comienza a experimentar la armonía interior y por lo tanto a comprender el verdadero valor de la coexistencia. 

Mejoremos al mundo comenzando por cada uno de nosotros !!!

En amistad divina
Nacarid
nacarid.com
IG: @nacarid