El modelo de la energía circular como un reflejo del despertar del Ser


Artículo originalmente escrito para el Financiero LatAm

Extraer→ Producir→ Desperdiciar. Estos son los principios de un modelo económico (lineal) ya caducado y evidentemente insostenible. Por un lado, debido a las graves consecuencias medioambientales a nivel global. Por otro, como ya todos sabemos, vivimos en un planeta de recursos mayormente limitados y su demanda se mantiene a la par del ilimitado crecimiento de la población mundial. Como consecuencia estamos llegando a un punto de quiebra.

Desde hace más de una década viene cobrando fuerza un modelo alternativo de economía mucho más sostenible y productivo, que propone un proceso circular que implica “Reducir, Reutilizar, Reciclar”. Una vez que el producto termina su vida útil, sus componentes son reincorporados a la economía utilizándolos tantas veces como sea posible, permitiendo la reducción de residuos al mínimo.

Un aspecto clave de este nuevo modelo económico, conocido como Economía Circular, es la implicación directa de la comunidad. Para que este modelo sea aplicado efectivamente, se necesita una comunidad que contribuya con un cambio radical de mentalidad. Se hace urgente cambiar la costumbre de  “usar y tirar” por la de “reducir y reciclar”. 

La visión espiritual contempla que un planeta enfermo como el nuestro, es el reflejo de un Ser al que tampoco le hemos prestado los debidos cuidados emocionales y espirituales. Pasamos la vida acumulando pensamientos negativos: juzgamos y culpamos a los demás como los causantes de nuestros problemas. No queremos un efecto invernadero, pero usamos nuestros automóviles para ir a comprar algo que podríamos hacer andando o en bicicleta, y no nos organizamos para compartir trayectos (compartir coche). Nos quejamos de la contaminación de nuestros mares y bosques, pero no dudamos en consumir productos desechables de plástico. Vamos por la vida llevados por la inercia sin detenernos a pensar que el cambio que queremos para el mundo, pudiera comenzar por un mínimo cambio en nuestras costumbres diarias, en revisar nuestra escala de valores, en mirar hacia nosotros mismos y comprender primero nuestras propias fallas. Nuestras relaciones individuales son una versión en miniatura de las relaciones políticas, sociales y económicas del mundo.

Hermes Trismegisto dijo: lo que es arriba, es abajo también entendido como lo que es adentro es afuera, lo cual en términos de espiritualidad significa que el mundo exterior de los seres humanos es un fiel reflejo de su mundo interior.

Podríamos entonces pensar que el crecimiento de nuevos modelos económicos más saludables para el planeta y la humanidad, pueda estar siendo un reflejo de importantes cambios a nivel del individuo. Desde hace varios años, en el ámbito espiritual se está hablando de un fuerte y renovador cambio de la consciencia colectiva o Conciencia Única. Es decir, se está observando (a nivel colectivo) una imperante necesidad de reconexión con nosotros mismos, lo que se manifiesta en un creciente deseo de estar en equilibrio con la naturaleza y recuperar nuestra conexión energética con ella.

Por lo tanto, es completamente lógico pensar que los grandes cambios que estamos observando en la economía mundial, muy especialmente en un modelo como el de la economía circular, es un reflejo de conscientes movimientos energéticos que se están manifestando en el interior de cada individuo. La búsqueda de la reconexión con el Ser, va despertando en nosotros el saludable hábito de la simplicidad en nuestro estilo de vida, el consumo de productos naturales, sin químicos ni procesos industriales. A través de este camino de crecimiento interior, nos hacemos más conscientes de la importancia de la salud medioambiental en la calidad de nuestras vidas, despertando un deseo natural de cuidarla y practicar un reciclaje consciente. No es casual, por ejemplo, el aumento de aplicaciones móviles dedicadas a la venta de ropa de segunda mano, o de reaprovechamiento de comida que de otro modo se tiraría a la basura. Esto se traduce en excelentes prácticas colaborativas de reciclaje. Tampoco es casual el éxito de la minimización en la adquisición de objetos personales y/o uso de mini-casas para vivir. Fenómenos como el de la famosa Marie Kondo, que nos invita a desechar, disminuir, compartir, reciclar, ordenar, limpiar, son la aplicación individual del modelo de economía circular.

Todos estos cambios no podrían estarse percibiendo exteriormente, si antes no se ha producido internamente en nosotros. Un modelo económico que piensa en una industria colaborativa y sostenible, por encima del beneficio propio, es la respuesta de una humanidad que comienza a experimentar la armonía interior y por lo tanto a comprender el verdadero valor de la coexistencia. 

Mejoremos al mundo comenzando por cada uno de nosotros !!!

En amistad divina
Nacarid
nacarid.com
IG: @nacarid

¿Cómo te motivas en tiempo de crisis? – Artículo

Artículo redactado para Financiero LatAm

La Real Academia Española (RAE) describe la motivación como el conjunto de factores internos o externos que determinan en parte las acciones de una persona.

En Psicología se entiende como el impulso que mueve a la persona a realizar determinadas acciones y persistir en ellas para una culminación, acto que viene de la mano de la voluntad y el interés.

Como vemos, la motivación implica estados internos que conducen al organismo hacia una meta, que no es más que un resultado que deseamos alcanzar. 

Al ser un estado que podríamos considerar vibratorio, su frecuencia puede variar según las condiciones internas y/o externas que le acompañen en el trayecto a la realización del objetivo planteado. Pasa de ser muy fuerte a muy débil (o incluso nula). Ahora, ¿cómo hacer para mantenerla viva?, o como me gusta decir, ¿mantenerla vibrando en Alta Frecuencia? Esto es particularmente difícil cuando atravesamos momentos de crisis. 

A continuación, comparto una serie de interesantes recomendaciones que les ayudarán a revivir esos impulsos en los momentos que más lo necesiten.

Curva Natural de Crecimiento. Dejemos las prisas. En el libro Atomic Habits, su autor James Clear, plantea la importancia de ser conscientes de la curva de crecimiento en la adquisición de un hábito. Por lo general, cosechar los frutos de los buenos hábitos, lleva mucho más tiempo del que desearíamos. Para tocar bien el piano (por ejemplo), necesitamos muchísimas horas de práctica antes de hacerlo de manera satisfactoria. Si en nuestra mente sembramos el factor prisa, sentiremos frustración a mitad del camino porque “creemos” no tener resultados. Por lo tanto, es muy importante ser conscientes desde el inicio de nuestra travesía, que el proceso será lento, pero que con toda seguridad, la curva que relaciona esfuerzo/recompensa despegará de manera exponencial.

Pequeños pasos y recompensas.  Un niño aprende a caminar gateando. Es mucho más sencillo y satisfactorio para la mente, poder ver logros alcanzados en corto tiempo y aunque son solo una pequeña parte del proyecto total, nos van llenando de ánimo y adrenalina  para subir el siguiente peldaño. Celebremos cada pequeño logro con una fiesta, una salida con amigos, una cerveza un abrazo a nosotros mismos.

Red de Apoyo. Rodearnos de amigos que estén en la misma frecuencia que nosotros, que nos llenen de ánimo, que revisen nuestros planes y nos ayuden con consejos y recomendaciones. Que nos consuelen cuando fracasemos.

Red de Retos. Si solo tenemos una red de apoyo, ¿quién nos retaría cada día a ser mejores? ¿Quién nos señalaría nuestras fallas para que podamos corregirlas? ¿A quién quisiéramos emular? Es por ello que una red de personas que sean capaces de efectuarnos críticas constructivas, recordarnos cuándo no estamos esforzándonos e inspirándonos a mejorar, es indispensable si queremos lograr nuestras metas. A veces necesitamos un poquito de mano dura.

Crear Espacios y horarios. Tener un espacio dedicado a nuestra actividad, nos crea un orden mental e incluso cierta formalidad, hasta con las metas cotidianas. Si tu objetivo es meditar, por ejemplo, lo ideal es tener un área alejada de los espacios de diversión como lo son la sala de la TV o el área de visitas. Agendar en tu calendario horas específicas y exclusivas para tu actividad ayuda a tu cerebro a formar hábitos.

Usar elementos de apoyo. Usar post-its en lugares visibles que te recuerden tus metas (y tus logros). Programar alarmas a distintas horas del día, que te recuerden que tienes algo pendiente por hacer. 

Oración, meditación, conversación interior. Dedicarle 15-20 min en la mañana al despertar y en la noche antes de dormir, a la serenidad y conversación con nosotros mismos. Permitirle a nuestra mente unos momentos de paz para poder ver claras nuestras ideas y comprender desde la sabiduría interior, los pasos que debemos tomar para alcanzar los objetivos planteados. Orar o meditar fortalece la fe en nuestras capacidades y nos llenan de una fuerza interior que revitaliza y fortalece nuestra voluntad e interés en los proyectos que nos hemos planteado.

Curiosidad. Ser un eterno niño, sentir curiosidad por todas las cosas, mantenerse atento en las áreas que más nos interesan, sea a través de internet, libros, conferencias y otros.

Nota: El contenido del artículo de esta semana, ha sido producto de una charla en línea homónima que organicé junto a Nathaly Calderón (IG: @nath_calderons) el 24/03/2021. A ella y a los participantes de la misma, gracias por la inspiración y sus consejos.

En Amistad divina
Nacarid
nacarid.com
IG:@nacarid

Reconoce el poder liberador del perdón

Artículo originalmente escrito para El Financiero LatAm

El acto del perdón, como se conoce y usa tradicionalmente, podría tener sus bases en principios religiosos, principalmente católico-cristianos. En estos se considera pecado el hecho de no perdonar, y afirman que sólo perdonando se puede ser perdonado.

Marcos 11:25-26: “Y cuando estuviereis orando, perdonad, si tenéis algo contra alguno, para que vuestro Padre que está en los cielos os perdone también á vosotros vuestras ofensas. Porque si vosotros no perdonareis, tampoco vuestro Padre que está en los cielos os perdonará vuestras ofensas”.

Colin Tipping, creador de la terapia de El Perdón Radical, hace referencia a un perdón tradicional, asociado directamente al arquetipo de víctima. Para recurrir al perdón primero debimos habernos sentido víctimas de un suceso, una agresión, una ofensa. El hecho de perdonar o no, depende enormemente de nuestras creencias, crianza, cultura, y estamos convencidos de que ser víctimas es un aspecto natural del ser humano. ¿Quién no se ha sentido víctima de una agresión leve o grave alguna vez en su vida?.

<< El arquetipo de víctima tiene sus raíces profundas en el ser humano y ejerce un gran poder sobre la conciencia colectiva >> Colin Tipping

Así pues, el perdón tradicional es una suerte de obligación (un tener que… un hay que …) que otorgamos de forma mecánica. Paradójicamente, este tipo de perdón se convierte en una acción de violencia hacia nosotros mismos, ya que en medio del sufrimiento ocasionado por la ofensa (victimismo), nos vemos obligados a perdonar siguiendo una indicación moral o religiosa, sin comprender realmente el sentido de lo que estamos haciendo, sin sentirlo realmente.

En la era moderna, sin embargo, el perdón está siendo usado como herramienta de sanación en terapias complementarias como la Bioneuroemoción o El Perdón Radical entre otras. Pero para acceder a su verdadero poder sanador, han tenido que alejarse de los conceptos de víctima y victimario, proponiendo una visión más positiva y espiritual. Cambiando la percepción del acto ofensivo por una situación de aprendizaje.

Tipping comenta al respecto: “Para liberarnos de tan poderoso arquetipo debemos sustituirlo por algo radicalmente distinto, algo tan convincente y tan liberador para el espíritu que su magnetismo nos aleja del arquetipo del victimismo”.

Nuestro trabajo consiste en adoptar el rol de espectadores de una película, para poder desvincularnos emocionalmente de ella y, en especial, estar dispuestos a verla con una mente abierta, evitando juicios. Una infidelidad (por ejemplo) puede estarnos dando la oportunidad de alejarnos de una persona que no nos conviene, una discusión fuerte puede estar desvelando verdades que no queremos aceptar, conflictos continuos con nuestro jefe pueden estarnos revelando traumas de infancia en una relación similar con nuestro padre. Cuando logramos ver lo que se teje debajo de lo aparente, entonces podremos agradecer amorosamente el papel que cada uno ha interpretado y el perdón se abrirá paso en nuestros corazones llenándonos de inmensa paz.

La respuesta está en tratar de ver más allá de lo que percibimos emocionalmente con respecto al hecho ocurrido, y encontrar la oportunidad que la situación nos está presentando para sanar un conflicto hasta ahora dormido en nuestro inconsciente. Los Maestros espirituales hablan de un plan divino que subyace en aquello que a primera vista asumimos como una ofensa, pero que en realidad es la puerta que nos muestra el camino hacia la sanación y liberación del ser. 

¿Por qué tenemos que sufrir para comprender el mensaje subyacente?. Para transformar el arquetipo de víctima, hemos de saber lo que se siente ser una. 

El perdón no-tradicional, nos invita a ser observadores en tercera persona de las escenas de nuestras vidas, desvinculando nuestras emociones e interpretaciones. Invitándonos a hallar oportunidades en vez de “castigos divinos”, a ofrecernos alternativas para un cambio de percepción más constructivo de los hechos. En el sentido espiritual, el agresor es un alma amorosa que ha decidido tomar el rol de villano para hacernos ver el conflicto emocional que tenemos que resolver. Nuestro éxito reside en distinguir entre el perdón que nos perpetúa en el victimismo y el que nos lleva a la liberación del Ser y como consecuencia, a la sanación.

En amistad Divina
Nacarid
nacarid.com

Sincronías en la creatividad

¿Estás bloqueado creativamente, no sabes qué hacer, qué pasos dar? Jesús dijo: pide y se te dará. Nuestros deseos son una orden, pero esta es una verdad que nos rehusamos a aceptar por razones de distinta índole . Cuando tenemos un deseo, movemos una energía que comienza a trabajar en la creación de los medios para alcanzar ese deseo. «Cuidado con los sueños que se pueden hacer realidad».

Las sincronías son las respuestas a esas peticiones. Por ejemplo una mujer quiere aprender a bailar, a los pocos días ve un cartel de clases de baile cercano a casa (sincronía).

En este video explico la importancia de ser conscientes de las sincronías en nuestra vida cuando estamos atravesando un período de bloqueo creativo, basada en los aspectos de rehabilitación de la creatividad del Libro de Julia Cameron El Camino del Artista.

En amistad divina
Nacarid❤️
nacarid.com

No solo de agua viven las plantas

Articulo originalmente escrito para Financiero LatAm

Una de las imágenes más nítida que tengo de mi infancia, es la de mi madre cantando mientras regaba o podaba las plantas. Su repertorio incluía desde los temas más sonados de su época, hasta canciones compuestas in situ dedicadas especialmente a sus plantas.

Muchas de ellas (las de mayor edad) tenían nombre, al resto las llamaba amorosamente “sus niñas”. Antes de iniciar el ritual del riego, cumplía con darles los buenos días y decirles lo hermosas que eran. El jardín de mi niñez fue un espacio florido durante todo el año , de hermosos colores y mezcla de aromas naturales.

Lo mismo ocurría con las plantas de la huerta en el patio posterior de la casa, por lo general cultivábamos tomates, pimentones, plátanos, limón y bananas. No recuerdo sabor más auténtico que el de los productos de esta huerta.

En una oportunidad, siendo aún niña, le pregunté a mi madre por qué les hablaba y le componía canciones. Ella me respondió – con esa seguridad que la caracterizaba- que las plantas nos escuchaban y recibían con amor cada detalle que tuviésemos con ellas, como podarlas con cariño, regarlas de buen humor y en un horario de bajas temperaturas (muy temprano en la mañana o ya entrada la noche) en especial en climas calientes como el de Venezuela en donde sólo tenemos 2 estaciones al año.

Aunque no me terminaba de creer que las plantas podían oírle, si percibía que aunque seguíamos regando y podando las plantas en su ausencia, no lucían como cuando ella lo hacía. Muchas incluso dejaban de florecer y algunas perdían su verdor.

Al crecer, el destino me llevó por el sendero del sonido ancestral como herramienta complementaria para la sanación, liberación de tensiones y equilibrio energético. Formándome en un entorno espiritual, comencé a experimentar el poder del sonido puro en el cuerpo . Al día de hoy, la física cuántica ya ha comprobado con diferentes estudios, la cualidad vibratoria y por lo tanto sonora del átomo, esa pequeña partícula presente en toda la creación, con quienes nos podemos comunicar a través de la emisión de ondas sonoras. ¿Acaso no es eso lo que hacía mi madre con las plantas?.

En el proceso de alimentación, el cuerpo toma de los alimentos sólo lo que les útil y desecha el resto. En los niveles más sutiles del proceso (estados de conciencia más elevados) lo que realmente ocurre es la absorción de energía de alta frecuencia presente en los alimentos. Mientras más sanos y naturales sean éstos, mayor será la cantidad de energía reintegrada al cuerpo astral (aspecto vibratorio de nuestro cuerpo).

Lo mismo ocurre con la alimentación de otras especies como las plantas. Ellas se alimentan de agua, tierra y nutrientes, pero también lo hacen de la propia vibración de las personas que las alimentan y atienden, creando incluso una conexión directa con ellos. Las plantas en su esencia pura se conforman de partículas en constante movimiento y al igual que nuestros cuerpos, resuenan con vibraciones que se encuentren en su misma frecuencia manteniendo su vitalidad y la de quienes le rodean.

Lo que mi madre en esencia hacía era entrar en una comunicación meditativa con sus plantas entregada por completo al acto de detenerse, mirar y escuchar. Esto le permitía materializar en una canción la melodía producida por el roce de las hojas en el viento, el chapoteo del agua en la tierra, el zumbido de las abejas polinizando. El acto de regar las plantas tenía el poder de sacarla de sus pensamientos y traerla al momento presente, que es en definitiva donde viven las plantas todo el tiempo. Esta comunión permitía un intercambio energético que proveía nutrientes puros a las plantas y aquietaban el corazón de mi madre, trasladándola a un estado de quietud y entrega al momento que estaba viviendo.

La práctica de hablarle y cantarle a las plantas no es pues un comportamiento desequilibrado, ni extrañas costumbres de nuestros abuelos, sino que tiene su origen en los estados de paz que se logra alcanzar cuando nos damos la oportunidad de vivir espacios de quietud y comunión con la naturaleza, siendo uno con ella, enviando y recibiendo información vibratoria en un fluir perfecto y armonioso. Observa con detenimiento las plantas de tu jardín, tu huerta, tu hogar y podrás observar cómo se encuentra el alimento de tu alma en ese momento.

En amistad divina
Nacarid ❤️
IG:@nacarid

El despertar de la energía femenina: un nuevo ciclo de luz


Artículo escrito originalmente para Financiero LatAm

Vivimos en un plano de naturaleza dual. Desde la ciencia lo observamos en términos de polaridad: negativo y positivo. Desde la espiritualidad en términos de Yin y Yang o energías femeninas y masculinas, entre otras tantas identificaciones según el principio filosófico. Ambos aspectos representan energías opuestas y a la vez complementarias presentes en todo lo existente y representan cualidades específicas que requieren estar en perfecto equilibrio para garantizar la armonía.

¿Cuál es el significado de estas energías?

Energía femenina En el Taoísmo, esta energía se conoce con el símbolo Yin y está asociado a lo femenino. Representa la pasividad, la oscuridad y la tierra. Es una cualidad energética cálida y amorosa que proviene del corazón. Está regida por el hemisferio derecho del cerebro y se asocia al poder creativo.

Energía Masculina Está asociada a lo masculino. Para el Taoísmo representa la Luz, lo activo, el cielo. Está regida por el hemisferio izquierdo del cerebro; es la iniciativa, la lógica, la mente.

Ambas cualidades energéticas están presentes tanto en el hombre como en la mujer. Sin embargo, a lo largo de milenios hemos sido programados socialmente para adoptar estrictamente una u otra según nuestro género biológico. Es cierto que la energía femenina se ha asociado principalmente a la mujer por el carácter receptivo, afectivo y sensible, pero esto no implica que el hombre no deba o pueda experimentarla. Siguiendo los principios Taoístas del Yin y el Yang, cada una de estas energías necesita de la otra para coexistir, por lo que ignorar una de ellas dentro de nosotros genera carencias y desequilibrio interior.

En algún momento de nuestra existencia, se tergiversó el carácter pasivo y amoroso de la energía femenina, siendo avasallada por su contraparte la energía masculina, mediante la subyugación, marginación y maltrato, como consecuencia de la negación interior de la energía femenina en la mayoría de los hombres, a lo largo de la historia.

Esto ocasionó la inevitable retirada del Ser hacia su lado más oscuro.

Una energía masculina alejada de la femenina se inclina hacia la dureza, indiferencia, insensibilidad, hacia actitudes que se rigen más por las reglas y la lógica, que por instinto propio y por la constante necesidad del reconocimiento de los demás.

Así mismo, una energía femenina sin la presencia de la masculina, se pierde en su propia amplitud, no termina de dar forma a sus sentimientos perdiéndose en el intrincado mundo de las emociones, no pone límites, le cuesta pasar a la acción y es extremadamente sensible.

La historia nos ha demostrado con creces el resultado de este desequilibrio y la predominante presencia de energía masculina en nuestra sociedad, distante de su contraparte femenina. Un mundo cuyos principios se basan en el individualismo, la competitividad, el irrespeto al medio ambiente, animales y demás personas. Donde la ciencia prevalece sobre las enseñanzas espirituales, con estadísticas de violencia de género siempre en alza. Este es el resultado de una sociedad que ha ignorado el amor puro y misericordioso que nace en sus propios corazones.

Estamos entrando en un nuevo ciclo de luz
No todo está perdido. Estamos viviendo tiempos de cambios energéticos importantes que se han visto reflejados en las distintas luchas a favor de la igualdad de género a lo largo del planeta. Los sabios Maestros de la espiritualidad, hablan del gran movimiento de la Madre Gaia, Madre Suprema de todo lo creado, quien ha comenzado a remover los escombros que bloquean su potente vibración de amor para volver a brillar en su energía creadora y purificadora. Esto no es más que el renacer del amor dentro de cada individuo. Es el despertar de una energía que por muchos años ha estado dormida y que ha decidido retomar su importante posición en el equilibrio energético de cada ser.

La lucha por la igualdad de género en estos últimos años, el empoderamiento de la mujer en áreas hasta ahora prohibidas para ella, son un vivo reflejo de este despertar. Estamos viviendo un ciclo de luz en el que cada corazón comienza a vibrar en una octava superior de frecuencia expandiendo su conciencia hacia el reconocimiento de su integridad, su unión con el todo y esto incluye el reconocimiento de la importancia del poder de la energía femenina en un hombre y la masculina en la mujer. En ese sentido se debe continuar la lucha, usando nuestro propio yo como campo de batalla amorosa cuyo fin último es la conciliación de cada aspecto de nuestra propia esencia.

Solo entonces podremos construir una sociedad en igualdad de derechos, respeto y amor. Busquemos dentro de nosotros y nosotras , esa otra cualidad energética y dejémosla fluir en armonía.

En amistad divina
Nacarid
IG: @nacarid

La Ansiedad: una de las formas que adopta tu identificación con el Ego

Artículo originalmente escrito para FinancieroLatam

Todos alguna vez hemos experimentado estados de inquietud, miedo, inseguridad, exaltación, propios de un ataque de ansiedad. Según estadísticas obtenidas del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-IV) la prevalencia global de la Ansiedad Generalizada es del 5% y la anual del 3%. La primera de ellas se refiere al porcentaje de personas que han sido diagnosticadas de dicho trastorno, lo presenten o no en la actualidad. La segunda, es aquella que hace referencia a quienes han presentado dicho diagnóstico durante el año en curso.

La Organización Mundial de Salud, calculó en más de 260 millones las personas diagnosticadas con este trastornos para el año 2017. Cifra que sin duda se habrá incrementado en el 2020 durante las fases más críticas del COVID-19 a nivel mundial.

Aunque las cifras por si solas pueden resultar alarmantes, la ansiedad – como toda emoción – tiene como objeto preservar nuestra integridad a través de impulsos biológicos que nos llevan a actuar. Ella se activa ante la amenaza de un posible daño físico y/o psicológico, que cumplía un papel vital cuando el hombre prehistórico necesitaba salir de su refugio en busca de alimento y debía permanecer alerta por el inminente ataque de animales salvajes.

En la época moderna el principal detonante de éste trastorno sigue siendo el miedo a las amenazas del entorno. A la muerte: por accidente, por agresiones físicas, o por alguna enfermedad. Miedo a quedar sin empleo y sin dinero para el alimento y comodidades que eventualmente conllevaría a la muerte física y/o metafórica, ya que podría significar el fin de un estilo de vida determinado.

Pensamiento Perturbador
Pero, ¿qué factor es el causante del miedo?. ¿Realmente ha ocurrido el accidente o la agresión física? ¿O son sólo proyecciones mentales en el tiempo?. En este respecto, Eckhart Tolle en su libro “El Poder del Ahora”, se refiere a un estado de miedo que está “divorciado de cualquier peligro real o inmediato” al que define como miedo psicológico y que en efecto puede adoptar la forma de “ansiedad” entre otras tantas como preocupación, nervios, tensión, etc.

Por consiguiente, la ansiedad presenta sus síntomas al sentirnos vulnerables por “algo que podría ocurrir” , pero que en realidad no está ocurriendo en el “aquí y ahora”. Es la brecha que se crea cuando tus pensamientos se encuentran distanciados de tu momento presente. Por lo tanto, la simple práctica de centrar tu mente en el instante que estas viviendo ya es una potente herramienta para disminuir los síntomas activados por el pensamiento perturbador.

Las prácticas ancestrales de filosofías como la hinduísta (por ejemplo), enfocan sus enseñanzas en evitar la identificación con la mente racional o Ego, el falso Yo, que es aquella parte de la consciencia que se ha creído separada del todo. Cuando los grandes Yoguis alcanzan la realización del Ser o encuentro con el Yo Superior, comprenden que la existencia del Ego es ilusoria y por lo tanto desaparece de su percepción. Es natural entonces, que esta falsa identidad se encuentre en constante amenaza de muerte y extinción, proyectando la misma sensación en nosotros mientras permanecemos identificados con ella.

<< Para el ego, la muerte siempre está a la vuelta de la esquina. En este estado de identificación con la mente, el miedo a la muerte afecta todos los aspectos de tu vida >>. Eckhart Tolle. El Poder del Ahora.

Como bien comenta Tolle, algo tan sencillo como la necesidad de tener la razón y defender a capa y espada la posición mental con la que nos hemos identificado, se relaciona inconscientemente con el miedo a la muerte, producto de los tantos mecanismos de defensa elaborados por ego.

Por lo tanto, el ego en su afán de existencia, evita en todo momento la conexión de nuestra mente con el “aquí y ahora”, enviando constantes proyecciones mentales de un futuro que evidentemente escapa de nuestro control y nos genera la ansiedad.


¿Cómo evitarlo?
Considerando lo expuesto, nuestro enfoque debe orientarse al entrenamiento de nuestra mente
en:
•Vivir el momento presente: Meditación
•Control de la respiración: Ejercicios de inhalación profunda
•Reconocer tu miedo: Aceptación

Un método para volver a la calma
Un excelente método de volver a la calma, se basa en recuperar nuestro ritmo natural de respiración. El siguiente ejercicio se aplica en tres pasos de 5 tiempos cada uno, el cual se puede ir incrementando mientras nos sintamos cómodos con los tiempos elegidos.

Busca un espacio tranquilo, preferiblemente en soledad, cierra los ojos y centra tu atención en el entrecejo o centro crístico. Inhala por la nariz contando mentalmente hasta 5, mantén la respiración y vuelves a contar mentalmente hasta 5, exhala por la boca mientras cuentas mentalmente hasta 5. Repite el ejercicio 6 veces y tantas veces como lo necesites durante el día.

En amistad divina
Nacarid ❤️
IG:@nacarid

Quiero cambios en mi vida

Deseamos cambios en nuestras vidas cuando ni siquiera nos atrevemos a peinarnos diferente.

Para poder tener dinamismo en las formas de nuestra existencia, debemos enviar esa información conscientemente. El que quiere besar busca la boca ¿cierto?. Nuestro Universo personal, es totalmente moldeable y nosotros tenemos el poder de esculpirlo a nuestro gusto. Es parte del poder que hemos heredado al ser hijos de la gran Energía Creadora.

La propuesta de este video es invitarte a hacer pequeños cambios en la rigidez inconsciente de tu rutina diaria.

Por ejemplo:

. Usa tu mano no dominante para lavarte los dientes 
. Cambia tu peinado
. Pide o prepara un desayuno diferente
. Usa otro color de ropa
. Cualquier otro cambio sencillo, pero que te haga ser consciente de que lo estas haciendo diferente.

Estas sencillas modificaciones te permitirán tener una perspectiva distinta de una acción que repetías de la misma manera día tras día, y por lo tanto te mostrarán una nueva experiencia . Moverás una energía diferente propiciando el cambio que tanto anhelas.  Los grandes cambios llegan cuando te atreves a experimentar pequeñas cosas distintas cada día. 

En amistad divina
Nacarid ❤️
nacarid.com

Vibrando en Amor

Artículo escrito originalmente para Financiero LatAm

En la antigüedad, los sabios maestros Vedas; consideraban el sonido tan sagrado como el contenido de sus antiguas escrituras védicas, cuya enseñanza fue transmitida en un primer momento a través de la palabra (para ellos el sonido creador). En la Biblia se habla del verbo, o la palabra de Dios, como la fuente de toda creación: Genesis:1:1. En el Budismo, el Hinduismo y el Zen, el Om es considerado el sonido divino, el origen de toda la existencia. Para estas culturas, el universo se encuentra en un constante estado de vibración.


Por otro lado, la ciencia ha comenzado a coincidir con las observaciones de los antiguos. En investigaciones recientes se ha demostrado que los fenómenos de física cuántica asociados a los fotones han podido ser analizados con “fonones”, es decir, mediante el uso de ondas de sonidos, acoplados a un átomo artificial. (Investigación de la Universidad Tecnológica Chalmers, Suecia Año 2014). «De acuerdo a la teoría, el sonido de los átomos se divide en partículas cuánticas y estas partículas son el sonido más débil que puede ser detectado». Martin Gustafsson.


Teniendo en cuenta lo antes expuesto, partamos de la premisa de que toda existencia incluyendo la humana, es sonido y su frecuencia natural de vibración (resonancia) es la misma del Creador (estamos hechos a imagen y semejanza). Así pues, no es de extrañar la existencia de terapias que basan sus métodos de sanación en la recuperación de la vibración original del cuerpo a través del uso de sonidos puros como el de las campanas o los cuencos tibetanos.


El sonido sanador de la naturaleza
En el ser humano existe una necesidad de refugiarse en espacios naturales como el campo, la montaña, lugares de mucha vegetación, cada vez que su rutina se lo permite. Inconscientemente persiste una búsqueda del estado natural de vibración (resonancia). Al entrar en contacto con estos espacios naturales, nuestros cuerpos (átomos en constante vibración) actúan como diapasones, vibrando al unísono por efecto de la resonancia.


«Por medio de la resonancia es posible que las vibraciones de un cuerpo alcancen a otro y lo pongan en movimiento”.
Jonathan Goldman – Sonidos que Sanan


Es gracias a esta sincronización, que nuestro cuerpo restablece su equilibrio natural, neutralizando toda vibración que no pertenezca al conjunto de frecuencias originales, adquiriendo un reconfortante estado de relajación, que propicia la liberación de estrés, alivio del dolor de cabeza y las tensiones. Estos lugares nos brindan una fuerza de sanación natural al re-conectarnos con nuestra esencia, con nuestra pureza, con nuestra verdad.


Traslada la frecuencia de naturaleza a tu hábitat
Cada vez que sintamos la necesidad de este encuentro natural y esté a nuestros alcance, no dudemos en hacerlo. Si esto no es posible, traslademos esta energía a nuestros hogares. La razón por la que la naturaleza mantiene su frecuencia de vibración original, es porque respeta las leyes del equilibrio. En ella los animales no se juzgan entre si, los árboles no compiten por la tierra o el agua, reina siempre la armonía, el amor y el respeto. Su frecuencia original es amor y es la misma que deberíamos tener en nuestros espacios habituales con acciones tan sencillas como:
• Respetando nuestro entorno: personas, naturaleza, cosas.
• Otorgándonos espacios de soledad y silencio: 10 minutos al levantarnos y 10 antes de
acostarnos.
• Haciendo uso de sonidos puros: cuencos aleados en metales o cuarzo, campanas, gongs,
canto del Om.

• Siendo conscientes de las palabras que usamos. Estas son sonido y sus ondas se mueven en el aire portando la vibración con la que fueron creadas. El odio, la envidia, tristeza, son vibraciones de muy baja frecuencia que cargan el ambiente y a nuestros propios cuerpos


Por lo tanto, la frecuencia en armonía (el amor), no es exclusiva de la naturaleza, si no de todos nosotros. A diferencia de la naturaleza, no nos mantenemos vibrando ella habitualmente. Vibrar en el amor que existe en nosotros, nos devuelve el equilibrio y para mi, es la mejor medicina preventiva a la que podemos recurrir en todo momento.


En Amistad divina
Nacarid ❤
IG: @nacarid