¿A dónde vas con tanta prisa?

Para poder hacer un cambio real en ciertos hábitos o actitudes, es muy efectivo buscar tareas cotidianas que nos permitan practicar el nuevo hábito o actitud que queremos adquirir. Por ejemplo, si solemos andar con prisa (incluso sin razón) o somos muy impacientes, debemos obligarnos a buscar una tarea que disminuya nuestra velocidad. Nada mejorSigue leyendo «¿A dónde vas con tanta prisa?»